¿Es la memoria la que nos otorga la pertenencia al tiempo?

Los periodistas Ana Pastor e Iñaki Gabilondo conversaron en el programa El Objetivo de La Sexta sobre el momento político actual. Independientemente de la opiniones y consideraciones que eran objeto del encuentro, me llamó la atención que se diera por hecho que el tiempo de Iñaki Gabilondo fue el de la transición y el de Ana Pastor, el presente.

Si Iñaki Gabilondo no ha muerto ni está incapacitado y, por fortuna, aún sigue aportando reflexiones, valoraciones e influencia sobre lo que nos acontece, ¿por qué se presenta como si no formara parte de este tiempo actual? ¿A partir de qué edad, por muy vivo y lúcido que se esté, no se pertenece al presente? Las palabras del propio Gabilondo nos dan alguna pista:

“Vosotros contaréis este tiempo con emoción… Lo contaréis como nosotros contamos la transición… La vivimos como vosotros estáis viviendo esto ahora… muy interesante… sin la conciencia histórica que sólo da la perspectiva del tiempo”.

Esto querría decir que es la posibilidad de la memoria la que nos otorga la pertenencia a un tiempo determinado. Aunque vivamos hoy, si no tenemos horizonte vital para poder contarlo en el futuro, ¿es como si ya estuviéramos excluidos del tiempo actual? Entonces, ¿sólo la memoria de otros podría volver a incluirnos en un tiempo que parece no pertenecernos?

Anuncios